Anuncio
Anuncio
Viernes 08 de Marzo de 2019 - 3:17pm

Blanca Rosa: la historia de una madre abnegada que luchó por su familia hasta el final

La mujer murió de cáncer de seno en enero pasado. Con esfuerzo y lucha constante logró criar e inculcar valores en sus siete hijos. Seguimiento.co narra su historia de vida en este día que se conmemora el papel de la mujer valiente y luchadora.
Anuncio
Anuncio

El 29 de abril de 1956, el humilde corregimiento de Caracolito, en El Copey, Cesar, vio nacer a Blanca Rosa Córdoba Villero (Q.E.P.D.), una mujer quien desde pequeña se entregó a las labores del campo, en compañía de su familia y posteriormente al lado de su esposo.

Durante su niñez colaboró arduamente a sus padres, quienes tenían como sustento los cultivos de pancoger. Sin embargo, Blanca Rosa se hizo una señorita, terminó sus estudios y decidió casarse con quien fue el único hombre en su vida: Eduardo Vargas Martínez.

Junto con Eduardo emprendió un proyecto de vida que los trajo a vivir más al norte del país. Llegaron a trabajar a Mingueo, en La Guajira; sin embargo, el conflicto armado hizo que se desplazaran y por ello arribaron a Santa Marta, en búsqueda de un futuro mejor hace unos 38 años.

Instalados en la capital del Magdalena, viviendo en barrios como Monterrey y Timayui, tuvieron a su descendencia: dos mujeres y cinco varones.

Blanca Rosa dialogó con Seguimiento.co en noviembre de 2018. Siendo viuda, recordaba con dolor la pérdida de su esposo, el 24 de julio de 2010. Según ella, los sustos vividos durante su estadía en La Guajira hicieron que Eduardo sufriera del corazón, por lo cual tuvo que ser operado y años después partió de este mundo.

Así mismo, la mujer mantenía en su memoria aquel fatídico 29 de septiembre de 2011, cuando uno de sus hijos varones fue asesinado en el barrio Los Fundadores, en medio de un atraco para quitarle la moto en que se desplazaba.

“Se llevaron un añito”, dijo con nostalgia Blanca Rosa, quien no tuvo una vida fácil. La mujer de 62 años, vivía en Timayui y murió en enero pasado a causa de un cáncer de seno que provocó que le mutilaran el izquierdo y posteriormente le comprometió el derecho.

Su padecimiento empezó en 2015. Para ese entonces, Blanca Rosa comenzó a sentir una masa en el seno derecho. No obstante, no pensó que fuera nada grave y por ello, nunca le prestó mayor atención.

Con el pasar de los días, las molestias por la ‘masita’ se hicieron insoportables, a tal punto que tuvo que acudir al médico.

“Llevo luchando tres años. Siempre me sentía la masa, pero no le prestaba atención. Ya después comencé a rabiar del seno, entonces mis hijos me dijeron: ‘mamá, vaya al médico’. Cuando me lo descubrieron, ya lo tenía muy avanzado”, dijo en su momento, con voz entrecortada, Blanca Rosa, en diálogo con Seguimiento.co.

Cuando se enteró de la enfermedad, la mujer fue la única en recibir la noticia por parte del médico. “El médico cuando me dijo, me lo dijo a mi sola: ‘señora Blanca, le vamos a retirar el seno, porque tiene cáncer’, en el momento me dio muy duro, no encontraba el espacio para venirme a mi casa para darle la noticia a mis hijos, y salí a caminar, pero después me llené de valor y dije: ‘¡Señor, ayúdame, que yo tengo que decirles a mis hijos qué es lo que tengo!’, así yo llegué, les comenté”, sostuvo visiblemente conmovida.

“Me operaron del primer seno, todo me fue bien, pero se me pasó para el segundo seno y ahí me han estado haciendo quimioterapias. La última me dio muy duro, casi me muero hace dos meses. No me pueden operar. Ya voy a tener tres meses que no le veo la cara al sol, ando aquí encerrada y luchando”, relató.

Blanca Rosa se dedicó, durante su viudez, a vender sopa y queso para su sustento y el de algunos de sus hijos; además, comercializaba dulces en una pequeña vitrina que instalaba afuera de su vivienda. No obstante, las lluvias de octubre de 2018 le afectaron la única fuente de ingreso que tenía.

“Yo hacía mis bolis, mis chichas de arroz, dulces. Tenía mi vitrinita, pero con este invierno, mi hija se la llevó a su casa.  Anteriormente vendía sopa y queso. Si usted me dice: ‘señora Blanca, le voy a traer unos limones, ¿será que usted los vende?’, ¡tráigamelos, que los vendo!”, manifestó la mujer.

Precisamente, por las precipitaciones, el barrio donde residía se vio afectado y los trabajos con retroexcavadora que se adelantaron en la calle donde está ubicada la casa donde vivía (que se inundó), puso en riesgo, en ese momento, su salud, pues las llagas que tenía su pecho podían infectarse.

De igual manera, Blanca Rosa padecía por factores como el calor y, para colmo, el único abanico que tenía se recalentó y nunca más funcionó.

“Yo salgo a la sala y me ponen un toldo. A veces el calor me molesta, pero hay días en que amanezco con frío. Durante las lluvias fueron tres días en que la pasé llorando, porque el agua se metió impresionante. Horrible”, expresó Blanca Rosa, quien antes de fallecer le pidió a uno de sus hijos que levantara un muro en la puerta de la casa para que no se metiera tanto el agua.

La vivienda donde permanecía no era de su propiedad; por factores económicos nunca pudo tener un techo propio. Y, precisamente, ese era uno de sus anhelos antes de fallecer. “Yo deseara tener así sea una casita de tabla, no importa lo que sea, pero que yo sepa que es mío”.

Blanca pagaba 150 mil pesos de arriendo, unos 30 de energía y a veces no le cobraban el agua. También tenía que pagar celaduría, pero no la podía costear, pues no tenía cómo. “Un día vinieron y le dije al muchacho en el estado en que estoy y me dijo: ‘no, señora, tranquila, no se preocupe’”.  

Para ella lo más difícil no era su situación económica, sino las quimioterapias a las que fue sometida durante varios meses.

“Lo más difícil han sido las quimioterapias, son muy fuertes. Siempre me atacan, me atacan, pero he luchado, he guerreado mucho. Hay veces en que duro tres días que no quiero saber de nada, ni de los hijos míos, pero ellos ahí”, detalló.

De acuerdo con Blanca, las quimioterapias acabaron con su ánimo y deterioraron su estado de salud: le causaron llagas en su pecho. Por eso, hizo saber a su médico que no se sometería más a ese tipo de tratamiento para combatir el cáncer.

Por las heridas en su cuerpo no podía usar blusas. Solo se tapaba su pecho con una ruana. “Yo tengo que vivir con ‘mochos’ puestos, porque de aquí pa’ arriba (el torso) la ropa se me pega”.

Pese a su estado de salud, la mujer, expresaba con mucho sentimiento que no se ha sentido sola, pues sus hijos están siempre con ella; sus familiares la llaman constantemente y sus vecinos se convirtieron en una mano amiga que la ayudan cuando es necesario.

“Los vecinos me quieren mucho y me han colaborado demasiado, pero yo necesito medicamentos, porque el que me dan en la EPS me lo dan para la quimioterapia, pero como no me voy a hacer más… y los otros me lo compran mis hijos y son muy caros. El mejor es ‘4 Life’, que me revive las células muertas”, indicó Blanca.

Así mismo, sostuvo con mucho ímpetu que “yo me siento una mujer guerrera y luchadora, porque con esto que yo tengo he visto compañeras que no se paran”.

“Yo creo mucho en Dios y sé que de esto tengo que salir. Soy muy luchadora (lágrimas) y, de todos modos, son cosas que a uno le dan mucho sentimiento, no porque tenga ganas de llorar, sino porque hay veces que estas enfermedades lo cogen a uno y lo ponen como chiquitico, pero soy una mujer muy guerrera, no me he dejado dominar porque mis hijos, mis hermanos y mis amistades siempre me llueven, me quieren mucho y yo sigo luchando”, manifestó Blanca Rosa con mucho sentimiento.

Para sus hijos y nietos dejó un mensaje muy claro como enseñanza para toda la vida.

“La enseñanza que yo les daría es que luchen, que luchen mucho por lo que quieren y por lo que tengan, porque no tengo más nada que dejarles, pero les doy mucho amor, a pesar que estoy enferma los nietos míos vienen y les doy amor, lucho con ellos siempre. Que sean niños de bien, porque yo supe criar a mis hijos. Fue luchando y todo en los montes y aquí en la ciudad luchando, pero son unos hombres de bien”.

Finalmente, Blanca Rosa, en entrevista con este medio digital, envió un mensaje a aquellas mujeres que sufren con la misma enfermedad que ella padeció.

“Les digo que luchen, que la guerreen, que la vida es todo. Solo uno y Dios sabe las cosas que pasan”, concluyó.

Este viernes, 8 de marzo, Seguimiento.co recuerda la memoria de Blanca Rosa Córdoba Villero, una mujer víctima del desplazamiento forzado, quien nunca bajó los brazos y se enfrentó a las adversidades que la vida puso en su camino.

Como ella hay muchas mujeres en esta ciudad y en Colombia que no se dan por vencidas y siguen adelante con la frente en alto para sacar adelante a su descendencia y dejarle un legado de templanza y coraje. Precisamente, la invitación para estas mujeres es a seguir en pie de lucha porque son el ejemplo y el motor de una sociedad que las necesita.

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más de

Violación y asesinato de Angélica, la guerrillera

Crónica escrita por Lerber Dimas, investigador académico experto en seguridad. Hace parte de una serie de relatos sobre la oscura época paramilitar.

4 días 22 horas

Masacre de Masinga: la Justicia tarda, pero llega

En los últimos días fueron condenados a 49 años los culpables de este hecho registrado en el 2014 en Santa Marta.

2 semanas 2 días

Funerales opuestos: la dura realidad de la criminalidad en el Magdalena

El atiborrado sepelio de Alias 80, en plena pandemia, contrastó con el del líder Alejandro Llinás, desolado por las amenazas.

2 semanas 4 días

El pasado de alias 80: Ingresó a las autodefensas como sicario

Déimer Patiño Giraldo intentó asesinar a alias ‘Flash’ y al parecer, también participó en el homicidio de ‘Chucho Mercancía’.

3 semanas 2 horas

La samaria Viña Machado habla de ‘Esperanza’, su papel en El General Naranjo

Asegura que le gusta este tipo de personajes que muestran la realidad y la fuerza de las mujeres.

1 month 5 días

La historia de un doble asesinato

Crónica escrita por Lerber Dimas, investigador académico experto en seguridad. Hace parte de una serie de relatos que hablan de un pasado oscuro ocurrido en algún rincón de la Sierra Nevada de Santa Marta.

2 months 4 semanas
Anuncio
Anuncio

Lo Destacado

“Acá todo el mundo hace parranda en casa y no pasa nada”: gerente del Hospital en San Zenón

Jaime Luis Páramo, gerente de la ESE de ese municipio, fue sorprendido tomando con amigos en plena pandemia.

1 hora 19 mins

Aislamiento preventivo obligatorio se extiende hasta el primero de agosto

Así lo anunció este martes el presidente Iván Duque Márquez.

1 hora 30 mins

Cinco muertos y 126 nuevos casos de covid-19 en el Magdalena

Las víctimas mortales fueron reportadas en Santa Marta, El Piñón, Concordia y Puebloviejo.

2 horas 59 mins

Falla en subestación de Valledupar dejó sin energía a municipios de la región

El percance también habría generado fallas en el servicio en localidades de La Guajira.

4 horas 31 mins

El presentador Carlos Calero dio positivo para covid-19

El barranquillero, que es asintomático, se recupera en casa.

3 horas 56 mins

Descubren en Argentina restos de dinosaurio gigante

Investigadores afirman que los huesos permanecieron en el lugar por más de 200 millones de años.

1 año 12 months