Anuncio
Anuncio
Miércoles 01 de Julio de 2020 - 5:47am

Gabriela, el ángel de Nelson para reencontrarse con su familia después de 30 años

La joven psicóloga pide colaboración para que el anciano pueda viajar de Santa Marta a Cartagena y así volver a ver a sus familiares.
Anuncio
Anuncio

Quien cree en los milagros no dudaría un segundo en calificar a Gabriela Anaya Jaramillo como un ángel; el ángel de Nelson Navarro, uno de los protagonistas de esta historia. 

Gabriela tiene  25 años, es psicóloga y regresó en el 2012 a su natal Santa Marta después de vivir por un largo tiempo en Bogotá y Medellín.

Con su esposo se instaló en la casa de su mamá ubicada en el barrio 20 de Julio. Desde el frente de su vivienda durante cinco años observaba casi todos los días a un adulto mayor debajo del árbol sembrado en el frente de su propiedad y siempre le regalaba un jugo, si llovía le daba café o chocolate.

Y así fue pasando el tiempo, Gabriela nunca se interesó por conocer al señor Nelson, solo desde la puerta de su casa estiraba la mano para regalarle algo de comer o una bebida.

“Ahora con el tema de la pandemia uno se ha vuelto más sensible con el adulto mayor. Un domingo de abril, él venía caminando, yo le digo a las personas mayores, abuelito y le pregunté ¿qué hace en la calle? ¡Usted debe estar en la casa!. El anciano le respondió: yo tengo que salir a trabajar. Intrigada por el anciano al que ya reconocía, Gabriela le volvió a preguntar: ¿usted con quién vive? "yo vivo solo, no tengo familia”, fue su respuesta.

En esa ocasión, la joven psicóloga le compró comida, le regaló un carrito para que cargara sus materiales de trabajo y lo acompañó hasta la vía Alterna. El señor Nelson vivía en el barrio San Jorge. “Me despedí y le dije estamos a la orden, ya sabe cuál es mi casa. Él no me conocía porque nunca me había visto la cara, yo solo le daba las cosas sin que me viera”.

Pasaron los días y Gabriela sintió que alguien le tocaba su puerta; era el adulto mayor, quien en esta oportunidad le pedía que le regalara una camisa. “Solo se llevó una porque le parecían juveniles, son las que usa mi esposo, pero al lado de mi casa venden ropa de segunda, y allí le compré dos camisas y un pantalón. Se las lavé, al pantalón lo mandé arreglar para que le quedara y se fue”.

Otro día, el señor Nelson visitó a Gabriela y le pidió que le acompañara a comprar ropa. “Él tenía 80 mil pesos y lo acompañé al Mercado, en ese recorrido le tomé una foto. Yo tengo una cuenta de Instagram de nombre @echaopalantesamario con la cual ayudo de manera gratuita a los comerciantes y vendedores informales, y allí publiqué su historia como ejemplo de vida. Él trabaja arreglando ollas de presión, licuadoras, se gana su vida diario".

Y como siempre pasa en estos casos, muchos preguntaron por el anciano, no obstante tres señoras se interesaron en ayudar, la docente Rocío Sierra, Michell y Jessica, una mujer que es emprendedora.  

“Estas personas yo no las conocía, sino que por la publicación quisieron ayudar. Yesica le regaló 50 mil pesos y unas gorras, me las mandó con un domiciliario, Michell con un mercado grande, mientras Rocío me dijo que le avisara cuando apareciera para ir a su casa a buscar unas compras. Pero pasaron varios días y el señor Nelson no aparecía, yo decía sería que le sucedió algo, que raro que no pase por la casa, hasta que pasó y fuimos a buscar la compra, yo lo llevé a la casa donde vivía, pero al ingresar me di cuenta en la manera que vivía, me partió el alma, en el suelo, no tenía ventilador; allí pagaba 2 mil diarios, antes vivía en otra parte donde pagaba 6 mil diarios y tampoco tenía ventilador… Yo quejándome porque no puedo salir a comer a la calle y esta situación me hizo entrar en reflexión y es que mientras uno se queja de unas bobadas, hay personas que viven situaciones más lamentables”.

Gabriela decidió sacar a Nelson del lugar donde residía con la intención de llevárselo para su casa, “pero a él le daba pena, entonces empecé a buscarle habitaciones por día cerca de la casa habitaciones cerca y no me gustaron los lugares que encontramos, me dio miedo que alguien le pudiera hacer algo…Entonces se quedó en mi casa, tengo una habitación que no uso, le acomodé una, y ese señor lloraba esa noche, no te imaginas el sentimiento que daba, me decía que el otro lugar donde estaba el señor no estaba cuerdo y le daba miedo que en la noche le fuera a dar un batazo. Oramos y se acostó a dormir”.

La joven madre de una niña de dos años, llamó a su mamá para comentarle la situación, “me dijo que si yo estaba loca, que la pandemia, que pensara en la niña, mi mamá se angustió como es normal en toda madre y más en tiempos de coronavirus porque el señor Nelson es un caminante”.

Gabriela habló con su esposo y quien siempre la respalda, en esta ocasión la apoyó para que el anciano se quedara en su casa, aunque el señor Nelson no aceptó que fuera de gratis, ofreció pagar un dinero. “Es de esos señores antiguos, muy correcto, me dijo que me pagaba y yo le puse un precio cómodo. Con lo que me pagó compré alcohol y antibacterial porque el sale mucho y me toca desinfectarlo y no puedo encerrarlo porque se enferma, ya está acostumbrado a salir”.  

Gabriela fue tomando confianza con el ‘abuelito’, ya hablaban de varias cosas, “pero no tocábamos el tema de la familia. En todas las conversaciones lo sentía súper cuerdo, yo le decía a mi esposo que ese señor me habla de la Unión Soviética, el tratado de libre comercio, incluso, habla más centrado que un adolescente, que no sabe dónde está parado. Entonces hubo detalles que a mí no me cuadraba, porque hasta sabe inglés, era una cosa impresionante”.

Reconstruyendo la vida del señor Nelson

Al siguiente día la psicóloga mientras hacía sus oficios escuchaba música de Julio Jaramillo y Nelson le dijo que esos temas le gustaban mucho a su papá. “Entonces me contó que su padre hizo una casa grande, a cada uno le hizo su habitación con baño interno, los tenía súper bien, buen colegio. Como primera vez hablábamos de su familia, con su permiso empecé a anotarlos con nombre y apellido y así fui creando un árbol genealógico. Me acosté, oré y no fui capaz de dormir”.

Gabriela empezó una tarea de investigación y lo primero que revisó fue el pasado judicial del señor Nelson, “No tenía nada, estaba limpio, luego conseguí un hermano, dermatólogo y cuando conseguí información, el señor había muerto el año pasado; yo decía no puede ser, el único familiar que encontré, murió”.

Pero la psicóloga no se dio por vencida y consiguió el Facebook del hermano fallecido de Nelson y comenzó a buscar a sus amigos de apellido Navarro. “Envié el mismo mensaje como a 47 personas. Al otro día un sobrino me contactó, me dijo que tenían 30 años sin ver a su tío, pensaban que había muerto, que lo había arrollado un tren, que los habían asesinado y al saber que estaba vivo me dijeron que lo mandara, que lo querían ver. Comprobé en esas conversaciones que era cierto todo lo que él me contó”.  

Luego Gabriela comenzó el trabajo de sensibilización, a través del computador empezó a mostrarle algunas fotografías y el señor Nelson. “Reconoció a su padre, a su hermana y me preguntó que si lo había encontrado, que quería comunicarse con su familia", y ella le cumplió ese deseo.

Pero la razón del por qué el anciano tomó sus maletas y dejó a su familia es toda una incógnita, según Gabriela el anciano le dijo que a raíz de la muerte de su papá se mudó de Cartagena; pero sus familiares dicen que él tuvo un hijo, quien murió por vivir en la indigencia, el joven no llegaba a los 20 años.  

Ahora la misión de Gabriela era conseguir un transporte para que el anciano se reencontrara con su familia en Cartagena. “Si no estuviera esa pandemia, yo lo llevaría, pero no puedo. Hice todos los trámites, conseguí un taxi que lo llevaba en 650 mil pesos; con la ayuda de las personas que me han apoyado, que llamo ‘madrinas’, reunimos 300 mil pesos, pero la familia no logró conseguir el resto del dinero”.

Gabriela dijo que el señor Nelson no ha sido una carga para ella porque ha contado con el apoyo de las ‘madrinas’, no obstante, en su afán de seguir ayudando al anciano consiguió a través de unos amigos el teléfono del encargado de los albergues de Santa Marta, pero actualmente no hay cupo.

“Yo regresé el dinero que reunimos, pero sé que con el apoyo de todos podemos conseguir esa plata y cumplirle el sueño al señor Nelson. No quiero enviarlo en un bus normal porque me da miedo que se pueda contagiar a pesar que yo le compré su kit biomédico”, dijo Gabriela, quien reflexionó: "“Antes de la pandemia nosotros no las manteníamos ocupado con los afanes de la vida, no veíamos las situaciones de las otras personas antes nuestros ojos; él duró cinco años al frente de mi casa y yo nunca le pregunté si estaba bien”.  

Ante todo lo presentado, la psicóloga ahora espera que algunos samarios se ‘pongan la mano en el corazón’ y ayuden para reunir el dinero y así Nelson luego de 30 años vuelva a abrazar a su familia a pesar que esté prohibido por la pandemia.  

Esta es una historia de Ayuda Seguimiento, en la que visibilizamos historias de personas que necesitan ayuda, con la intención de que alguien que pueda ofrecer la ayuda pueda ponerse en contacto. Si cree que puede ayudar de alguna manera par aque Gabriela pueda llevar a Nelson hasta donde sus familiares, puedes ponerte en contacto con ella a su celular: 3004882741 o al Instagram @echaopalantesamario

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más de

La carta de Tana George al asesino de su esposo Haled Saghair

Este domingo se cumple un año del homicidio del empresario bananero. Aún hay impunidad.

1 hora 34 mins
https://www.youtube.com/embed/LXD0fnzAL-4

En los centros de Salud de Santa Marta 'llovió' por dentro este sábado

La peor parte la llevó el IPC La Candelaria, en María Eugenia. Uno de los centros que tiene n a Caicedo y Martínez en el ojo del huracán.

12 horas 28 mins

Mueren dos personas por deslizamiento de un cerro en Gaira

Hasta el momento se desconocen las identidades de los fallecidos.

13 horas 42 mins

Luto en la cultura samaria: fallece Omar Armenta, director del Teatro Cajamag

El comunicador social había sido hospitalizado hace unos días por una neumonía que se le complicó.

16 horas 47 mins

ATENCIÓN: Se declara alerta roja hospitalaria en Santa Marta

El Distrito asume el manejo de todas las camas UCI, tanto públicas como privadas. Se cancelan las cirugías programadas que requerían estas camas.

1 día 13 horas

Capturan a mujer que hirió con llave de expansión a menor de edad en Ciudad Equidad

Fue sorprendida por las autoridades luego de que la víctima denunciara la agresión.

1 día 15 horas
Anuncio
Anuncio

Lo Destacado

La carta de Tana George al asesino de su esposo Haled Saghair

Este domingo se cumple un año del homicidio del empresario bananero. Aún hay impunidad.

1 hora 34 mins

¡Lamentablemente la cifra sigue aumentando! Ya son 33 los muertos en tragedia de Tasajera

La familia Viloria Guerrero perdió a dos de sus integrantes y un tercero está en la lista de los posibles calcinados en el lugar de los hechos.

12 horas 10 mins
https://www.youtube.com/embed/LXD0fnzAL-4

En los centros de Salud de Santa Marta 'llovió' por dentro este sábado

La peor parte la llevó el IPC La Candelaria, en María Eugenia. Uno de los centros que tiene n a Caicedo y Martínez en el ojo del huracán.

12 horas 28 mins

Mueren dos personas por deslizamiento de un cerro en Gaira

Hasta el momento se desconocen las identidades de los fallecidos.

13 horas 42 mins

Ya son 3 los secretarios de salud que se han ido de Gobernación y Alcaldía en pleno covid

Este sábado el turno fue para Jorge Bernal, jefe de la cartera en el Magdalena.

13 horas 53 mins
Lugar del descubrimiento de los restos del dinosaurio.
Lugar del descubrimiento de los restos del dinosaurio.

Descubren en Argentina restos de dinosaurio gigante

Investigadores afirman que los huesos permanecieron en el lugar por más de 200 millones de años.

2 años 3 días