Anuncio
Anuncio
Sunday 02 de April de 2017 - 5:11pm

“Lo más difícil no es salir de la guerra sino que la sociedad te acepte”: Desmovilizada

Seguimiento.co conoció la historia de una mujer que combatió en la guerrilla y luego pasó a las autodefensas, pero finalmente decidió superar su pasado e iniciar el proceso de reintegración.
1,207
Martha desde los 13 años decidió entregar su vida a la guerra.
Anuncio
Anuncio

El 15 de abril de 1972 es recordado por Martha* como si fuera ayer. Ese día, sin reflexionar, tomó la decisión de dejar de ser una de las pocas niñas del pueblo y convertirse en una combatiente más de la guerrilla de las Farc.

El Coordinador en el Magdalena de la Agencia Colombiana para la Reintegración (Acr), José Nicolás Wild, afirma que la mayoría de combatientes que ha decidido reintegrarse a la vida civil ingresaron a los grupos subversivos en la niñez, algunas por voluntad propia, otros, reclutados.

“Tenía 13 años de edad, cuando decidí escaparme de la casa e irme para la guerrilla. Era una niña ingenua, que me creía dueña del mundo”, expresa esta mujer, que asegura que la condiciones de pobreza en la que vivía y la falta de un hogar sólido fue determinante para coger un rumbo inesperado que marcó su vida para siempre.

Esta mujer de carácter fuerte pero amable a la vez, a los seis meses de haber ingresado a la guerrilla ya sabía disparar un fusil. “Los primeros días son muy duros. Nos entrenan día y noche para ser los niños de la guerra”, cuenta Martha, quien refleja en su rostro las emociones encontradas de cada una de las heridas que le dejó su paso por el grupo guerrillero cuando apenas su cuerpo cambiaba de niña a mujer.

‘Martica’, como le dicen sus amigos de cariño, tuvo su primer hijo a los 17 años, luego del romance que emprendió con el jefe del frente guerrillero para el que operaba. De ese amor fortuito, dos años después, nació otro bebé.

Luego, con el consentimiento de su compañero, decidió desertar para criar a sus hijos lejos de la guerra; privilegio con el que contó, porque de no ser la pareja del comandante, su decisión le hubiese costado la vida.

Durante los tres años siguientes no perdió contacto con sus compañeros guerrilleros, estuvo activa desde la distancia. Hasta que llegaron las amenazas por parte de las Farc y le tocó partir de su pueblo. A partir de ese momento vivió de la ayuda económica de sus familiares.

Cuando recién cumplía sus 25 años ingresó a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Asegura que en ese grupo paramilitar nunca supieron su pasado guerrillero.

Durante los siete años que permaneció en las AUC, se dedicó a las labores de enfermería, hasta el año 2005, cuando Rodrigo Tovar Pupo, ‘alias Jorge 40’, le exigió a sus combatientes que entregaran sus armas y se acogieran a la ley de Justicia y Paz (Ley 975 de 2005). De acuerdo con cifras de la ACR, en esta desmovilización entregaron sus armas 1.167 paramilitares que conformaron este grupo.

De la guerra a la paz

Hoy, Martha tiene 45 años y ha logrado reintegrase a una sociedad que en diferentes oportunidades le ha cerrado las puertas que ella ha tocado con el propósito de trasformar su vida. Este tipo de discriminación es el principal desafío que sufre un desmovilizado que se encuentra decidido a cambiar la guerra por la paz.

Se propuso demostrarse que sí podía cambiar, para así reflejar su cambio en una sociedad que todavía no se convence de su transformación.

De acuerdo con el informe final del estudio realizado por la Fundación Ideas para la Paz (Fip) 'Retorno a la legalidad o reincidencia en 2014', el 76 por ciento de la población desmovilizada en Colombia culminó con éxito el proceso de reintegración, mientras el 24 por ciento restante retornó a la ilegalidad. Entre sus conclusiones, el análisis establece que el grupo de excombatientes que decide volver a la delincuencia lo hace por la falta de aceptación que tiene la sociedad al recibir a un desmovilizado.

“Es muy duro cambiar la vida que uno tenía. Yo no sabía hacer más nada que curar heridos de la guerra. Jamás creí que podía reivindicarme con la sociedad a la que algún día le hice tanto daño”, afirma Martha, quien hoy trabaja para una organización social como secretaria. 

“En la guerrilla nos lavan el cerebro porque somos niños fácil de manipular, por eso creemos que todo lo que hacemos es por justa causa. Ahora me doy cuenta de que no es así, todo lo malo que hice afectó a muchas personas inocentes pero principalmente me hice daño yo misma”, con estas palabras resume su paso por la violencia y lo que le ha significado su cambio de vida.

Pero ese proceso no ha sido fácil. Martha narra que le ha tocado tomar el trago amargo del desprecio. Cuenta cómo una vez fue a abrir una cuenta bancaria y en diferentes entidades financieras le negaron esa posibilidad por su condición de desmovilizada.

Situaciones como esta la vive a diario en diferentes circunstancias la población desmovilizada. Así lo establece el estudio realizado por Barómetro de las Américas a 1.500 personas de las regiones Caribe, Pacífica, Centro y Oriente de Colombia, donde el 47,4 por ciento de los encuestados ve posible la reconciliación con desmovilizados, pero a su vez se niega a tenerlo como vecino o compañero de trabajo.

El desafío que tienen que librar la población desmovilizada no es solo con los fantasmas que le ha dejado su vida en la guerra. Además, debe enfrentar el estigma y rechazo generado por una porción de la sociedad que cobra sus errores.

Una compañera de trabajo de Martha afirma que “Muchas veces pensamos que estas personas jamás pueden cambiar, se nos olvida que al igual que nosotros son seres humanos. ‘Martica’, por ejemplo, es la persona más colaboradora que he conocido. Y jamás he visto en ella una actitud de violencia”.

“Experimentar la sensación de que nadie te acepta, que no significas nada para la sociedad es mucho más cruel, pero luchar porque la gente te quiera por tu esencia y capacidades es el gran triunfo que todos debemos visionar al momento de aportar a un país mejor, a la paz de Colombia”, afirma con voz entusiasta Martha.

*Se cambio el nombre por protección a la fuente.

Anuncio
Anuncio

Más de

Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres
Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres

Este sábado llega a Colombia el Secretario General de la ONU, António Guterres

Es la primera que realiza el Secretario General a un país de América Latina.

1 week 7 hours
Imagen para ilustrar noticia.
Imagen para ilustrar noticia.

Más del 70% de los excombatientes en el Magdalena culminaron su proceso de reintegración

Un total de 985 desmovilizados han cumplido exitosamente su proceso de reintegración a la sociedad con la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) en el departamento del Magdalena.

1 month 3 days
Juan Carlos Abadía, ex gobernador del Valle del Cauca.
Juan Carlos Abadía, ex gobernador del Valle del Cauca.

El día que destituyeron a un gobernador por caso parecido al de Martínez

Una reunión con un precandidato le costó al entonces gobernador del Valle del Cauca, Juan Carlos Abadía, su inhabilidad por 10 años.

2 months 3 days
El antes y después de Hugo Gnecco, dos veces alcalde de Santa Marta.
El antes y después de Hugo Gnecco, dos veces alcalde de Santa Marta.

Exalcalde Hugo Gnecco ahora está recluido en la cárcel Rodrigo de Bastidas

Un juez decidió cambiar la detención domiciliaria de la que gozaba por una detención intramural mientras cumple su condena por corrupción.

2 months 3 weeks
La desaparición de clara se produjo el 19 de abril de 1991, en la zona del edificio de los Bancos, en Santa Marta.
La desaparición de clara se produjo el 19 de abril de 1991, en la zona del edificio de los Bancos, en Santa Marta.

¿Qué tiene que ver el exalcalde Álvaro Ordóñez Vives con una mujer desaparecida hace 26 años?

Como si se tratara de una película, un informante soltó pistas que podrían relacionar implícitamente al exalcalde Álvaro Ordóñez Vives con la desaparición de Clara Patiño, ocurrida el 19 de abril de 1991. Su hermano, Kike Patiño, cuenta los nuevos hechos.

3 months 11 hours
Valery Peña fue víctima de un brutal ataque el 17 de octubre de 2015 y murió el 12 de noviembre, en una clínica de Barranquilla.
Valery Peña fue víctima de un brutal ataque el 17 de octubre de 2015 y murió el 12 de noviembre, en una clínica de Barranquilla.
https://www.youtube.com/embed/7l1x35UwFeQ

“Dos años después aún no sabemos quién pagó por atacar a mi hija”: papá de Valery Peña

Jorge Peña sigue confiando en la justicia, gracias a la cual los hermanos López Viloria fueron capturados y están a punto de ser condenados.

3 months 2 days
Anuncio
Anuncio

Lo Destacado

Guillermo Elías Orrego, detenido con marihuana en la terminal de Santa Marta.
Guillermo Elías Orrego, detenido con marihuana en la terminal de Santa Marta.
1 hour 9 min
Yesenia Isabel  Mercado Hernández.
Yesenia Isabel  Mercado Hernández.

Macabro asesinato de una mujer: la torturaron y luego la tiraron a un arroyo

El principal sospechoso es el novio de la joven.

1 hour 32 min
Rafael Martínez y Carlos Caicedo.
Rafael Martínez y Carlos Caicedo.

El buen momento de Rafael Martínez y Carlos Caicedo

Con las aguas calmadas en medio de la novela jurídica y disciplinaria, Fuerza Ciudadana salió ganando: se fortaleció a nivel local, pero también en la palestra nacional.

4 hours 43 min
Sora Aoi ex estrella porno asiática
Sora Aoi ex estrella porno asiática

Al altar irá la ex estrella porno más controversial de China

En medio de la censura, Sora Aoi fue la maestra de miles de jóvenes chinos usuarios de internet.

4 hours 21 min
Anuncio
Anuncio