Anuncio
Anuncio
10 de November de 2017

¿Santa Marta: una ciudad Paramilitarizada?

Primo Levi es de esos autores que uno no puede dejar de leer. En su legado esta un concepto bien interesante: “Zona Gris”, del cual voy a hacer una aproximación. Levi fue un sobreviviente del holocausto; del campo de concentración de Monowitz: uno de los tres campos de Auschwitz de la Alemania nazi. Con esta aproximación (aterrizada al contexto local) intentaré promover el debate sobre si se paramilitarizó o no Santa Marta y el departamento del Magdalena. Con “Zona Gris”, Levi se refiere; pero aclaro, hay todo un discurso teórico sobre el asunto que empieza desde “si esto es un hombre”, por eso hablo de aproximación, a la destrucción del nazismo en la medida en que forzaron a los judíos a construir su propia destrucción.

Los elementos que trajeron los ejercicios totalitarios, como el paramilitarismo, son sumamente diversos y complejos. La mancha de sangre es inmensa. El Magdalena tiene 84 masacres (mal contadas) y 402.476 víctimas registradas (casi la población de Santa Marta). Pero también hay otros procesos que se quedaron como sus 2091 desaparecidos: olvidados. La paraeconomía se aprovechó bien del vínculo sangre y suelo, del que habla Levi en Si esto es un hombre. El paramilitarismo trajo consigo ese modelo de explotación donde muchos se aprovecharon de él para generar fortuna. Había mano de obra barata y había “seguridad”. Y de la misma manera como ocurrido en el holocausto esas personas fueron forzadas, por su afán de avaricia y de poder y terminaron crenado su propia destrucción moral.

Lo mismo ocurre con proceso que llamaremos de autodefensas, donde una persona se erige como mecías y los demás le guardan obediencia y gratitud, porque el elemento común (tierra) gozaba de protección. Lo que hizo que algunas personas se paramilitarizaran y pusieran la institución al servicio y entre los dos generaran mecanismos de exterminio. Sin embargo, Levi no se volvió Nazi porque para él, y muchos judíos, fue una consecuencia, no un fin. Lo mismo ocurre con muchos de esos que participaron del proyecto paramilitar, por eso no veo una sociedad magdalenense paramilitarizada y es que además ¿quién quería serlo?          

A Caicedo lo iban a matar (dentro de la independencia bélica de algunos comandantes del Resistencia Tayrona estaba Walter Torres). Entre el 2000 y el 2005 –fragmentos de entrevistas de investigación académica, Autodefensas y Paramilitares en la Sierra Nevada de Santa Marta-, dicen los avances del trabajo, que llega la información de nadie menos que del hermano de HH., a Walter, quienes fue quizá una de las personas más asesinas que tuvo este grupo paramilitar; homicida y frio sanguinario. Walter estaba en la cúspide de la cadena delictiva; por encima de él, solo estaba Giraldo y Jorge 40, para los demás era autónomo.

La información recibida fue la existencia de un líder guerrillero rector de la Universidad del Magdalena y Walter decide planificar el asesinato. Para ello selecciona a un grupo de sicarios de su confianza y se disponen a hacerle inteligencia. El primer problema con el que se encuentra es que Caicedo es un tipo público y visible y el segundo es que no tenían a nadie a dentro que los apoyara con información. Lo primero lo resolvió Walter tomando la decisión de efectuar el atentado fuera de Santa Marta y escogió Ciénaga –donde tenía apoyo total del Julián (Mauricio Roldán, el hermano de HH., comandante del bloque Conjunto Calima)- y lo segundo, conseguir la información de sus movimientos y lo obtuvo a través de una persona (muerta y cuyo nombre no estoy autorizado a revelar) y este a su vez tenía la información de dos mujeres jóvenes cercana a Caicedo, que andaban todo el tiempo con él.

Caicedo se va a Barranquilla y la información le llegó a Walter en el acto y mandó al pequeño grupo con fusiles para el atentado que sería en la Y de Ciénaga. Al pasar el Peaje de Barranquilla la persona envió el mensaje, y el otro de confirmación, lo hacía, una vez pasara el peaje de Tasajera. Lo que ocurrió en ese tramo es de no creer: Walter estaba cerca de Giraldo y le consultó y este le dijo: no se meta en eso, esa es una pelea entre el gobernador y el rector. No se gane problemas innecesarios. Walter canceló la orden y la camioneta de Caicedo pasó airosa. Pero pudo Walter, como en muchos otros actos hacer caso omiso a la respuesta de Girado y quizá la historia de Caicedo fuera otra.

Entonces, ¿A partir de eso también se paramilitarizó la Universidad del Magdalena? No vengo a decir que Caicedo sea bueno o que sea malo, eso no es de mi interés. Para eso está la justicia que debe decir si es o no culpable de lo que se le imputa. Lo que quiero es mostrar si se paramilitarizó el pensamiento y la institución. Había una carrera de Antropología (ingresaba a ella); también Artes Plásticas y entre esas dos carreras y otras hacían que la gente del exterior notara, casi siempre una nube, en pleno día soleado sobre el Campus Universitario. Era una locura. También había movimientos sociales y protestas estudiantiles que reprimía por ahí la Policía y el DAS. Mancuso se tomó la Universidad de Córdoba; Jorge 40 la Universidad del Cesar; mire los muertos de la Universidad de Antioquia; el sociólogo, Alfredo Correa de Andreis de la Universidad del Norte y así otros ejemplos más. Todos tuvieron perdidas sensibles de líderes y pensadores importantes, pero a la Universidad del Magdalena el rector no lo puso ni lo ha puesto Jorge 40 ni Hernán Giraldo y no lo hará. Caso contrario con la gobernación donde es de conocimiento público lo que allí ocurrió en ese momento.

Aunque de una cosa estoy seguro: si a Jorge 40 que desde el 2003 lo empezó a limitar Uribe no se hubiera desmovilizado en 2006, con toda seguridad que el próximo rector lo iba a poner él y muchos de los que hoy la lideran estarían muertos o exiliados porque no se iban a sumar a esa maquinaria de muerte. Y esto hubiera cambiado totalmente la historia de la Unimagdalena. De mis colegas antropólogos, también de otras cohortes no conozco al primero que hubiera dicho que la Universidad o algún profesor le limitó o le cuestionó su forma de pensar. De hecho varios eran cercanos al movimiento Bolivariano y todos leímos marxismo (lucha de clases, manifiesto comunista, crítica a la economía capitalista, medios de producción) mentes intelectuales y revolucionarias, Engels, Lenin, Feuerbach, Smith, Babeuf; también Maquiavelo, Spinoza y Foucault, mientras alrededor mataban incautos por el prototipo guerrillero construido bajo el desconocimiento y un arquetipo del enemigo. No conozco al primer profesor o funcionario vinculado formalmente a una investigación por paramilitarismo o indiciado. Bueno con excepción de Caicedo. Por lo demás son solo acusaciones temerarias para quitarle fuerza a algún proyecto y surgen en algún momento de contienda o elección popular.

Y frente a esto hay una teoría que he venido desarrollando  y que parte desarrollo esencial: Autodefensas y Paramilitares.

Cuando se estudia el conflicto se encuentra uno con que hay procesos, espacios territoriales, economías, etapas y actividades. Todo dentro de un marco cronológico. Esto a su vez se relaciona con fenómenos que pueden ser transitorios o emergentes. ¿Se paramilitarizó la Universidad, la Alcaldía y la Gobernación de Santa Marta o se paramilitarizaron algunas personas?  Miremos lo teórico del asunto para entender la región: ¿Cuál era el poder de Giraldo? El territorio, que se representaba en tres cosas. No expansión, los miembros del mismo territorio y un tema arraigo por el territorio. Si usted quiere luchar contra este proceso lo debe hacer contra los 30 y tantos hijos de Giraldo y el núcleo familiar de cada uno de esos hijos que su vez han conformado nuevos núcleos familiares. De modo que es muy difícil evitar la lealtad de ese grupo de personas a Giraldo. Pero aquí hay un tema vital y es si la persona (política o dirigente) necesitaba o no a Giraldo. Y la respuesta es no. Ni él los necesitaba, ni ellos lo necesitaban a él, porque lo que había era un proyecto campesino de autodefensas que era sostenible. Y aquí sí que el lector saque conclusiones y ponga nombres, hasta el 2003 en que Giraldo fue autónomo. Guachaca y sus alrededores nunca fue un fortín político, no lo es todavía: los votos se pueden contar con los dedos.

Ahora miremos el caso de Jorge 40, paramilitarismo puro en todo el departamento. Este si sabía dónde estaba el billete y donde radicaba el poder. Por eso la plata de la salud, de las contrataciones públicas, de montar gobernaciones y de crear nuevos municipios. Aquí no hay noción de territorio, hay noción de espacio para generar Estado dentro del Estado, por eso surgieron tantos grupos en el Magdalena, Cesar y Guajira. Y el territorio difiere del espacio por las relaciones que allí se tejen. Y aquí cambia el concepto: si la persona (política o dirigente) necesitaba o no a 40 y la respuesta es sí, porque 40 podía montar a quien le diera la gana y quien no aceptaba o se apartaba o se moría. Pero también estaba quien declinaba por mantener su autonomía moral y su dignidad en alto. Pero a veces la necesidad de poder era mayor. 

En los dos casos el proceso fue sumamente nocivo, pero en Santa Marta se dio esa particularidad. Entonces son dos procesos que hay que revisar con detenimiento para poder decir si algo se paramilitarizó o no. El proceso de Autodefensa y el proceso de Paramilitarismo y se pueden hacer comparativos con otros departamentos y la historia va dando la razón. Por eso la Universidad del Magdalena no se paramilitarizó ni se va a paramilitarizar, como tampoco lo van a hacer otras instituciones como la gobernación o la alcaldía.  Ahora bien, estoy hablando de conceptos teóricos, no del mecanismo violento usado por cada uno, que aunque es inherente a estos dos procesos, merecen un debate por separado y a ninguno de los dos se les puede considerar bajo ninguna circunstancia como loable o necesario porque el daño que causaron es irreparable. No hay justificación en sus actos.    

En todos los casos paramilitares y autodefensas fueron Estado, al menos así nos lo hicieron creer y sometieron, pero fue un proceso del orden nacional. La parapolítica nos dijo mucho; la paraeconomía, nada. Ahora debe estar presente en toda dirección un proceso de reorganización y de reconstrucción de Tejido Social que debe liderar la universidad. Primo Levi, termina su obra diciendo: Me parece superfluo añadir que ninguno de los datos ha sido inventado.

Finalmente, el tiempo de desagregar pasó y el concepto de “Zona Gris” debe abrir las puertas para, desde ese error, destruir cualquier brote de paramilitarismo u autodefensa. Que sea la decadencia del ciclo violento en la medida en que obligaron a los magdalenenses a crear su propia destrucción y con ella, su propio aniquilamiento. Por eso debe parar cualquier ataque o discurso discursivo, con fines políticos, que enlode el nombre y la honra de otra persona bajo el concepto de paramilitar porque contiene una carga emocional muy fuerte y en muchos casos injusta. El paramilitarismo no fue un fin, fue una consecuencia que desbordó hasta del imaginario: fue el nivel más alto de la decadencia humana; de ahí para allá, en términos de violencia, no hay nada más.  

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Lo Destacado

Ricardo Salinas, contralor del Magdalena.
Ricardo Salinas, contralor del Magdalena.

La buena hora de la Contraloría del Magdalena

Pese a que cuenta con un puñado de funcionarios, el contralor del Magdalena, Ricardo Salinas, ha logrado buenos avances en su gestión. Les tiene la lupa puesta a los hospitales del departamento.

10 hours 39 min
Indígenas marchan por las calles de Valledupar.
Indígenas marchan por las calles de Valledupar.

Indígenas arhuacos marchan contra la minería en la Sierra Nevada

La minería "pone en evidente riesgo" la sierra "desde el punto de vista ambiental", pero también "la pervivencia física y cultural" de los pueblos indígenas.

11 hours 5 min
Samper, Uribe y Pastrana, expresidentes de Colombia.
Samper, Uribe y Pastrana, expresidentes de Colombia.

Samper invita a Pastrana y Uribe a que se presenten al tribunal de paz

Dice, además, que está dispuesto a "contribuir al esclarecimiento de los hechos de guerra ocurridos durante" su gobierno.

11 hours 55 min
Yastefi Gil
Yastefi Gil

"Quiero agradecerle a la gobernadora, mirándola a los ojos para que vea que todo salió bien con mi vista": Yastefi

La samaria que estuvo a punto de perder la vista sigue su lucha por recuperar su visión.

13 hours 4 min
Raúl Reyes.
Raúl Reyes.

‘Raúl Reyes’ pedía niñas como escoltas personales para tenerlas más cerca y violarlas

El jefe guerrillero tenía una preferencia por las menores de entre 9 y 15 años. Además las golpeaba e insultaba.

12 hours 55 min
Robinho, futbolista.
Robinho, futbolista.

Robinho, condenado a 9 años de cárcel por violar a una joven

El abuso ocurrió el 22 de enero de 2013, en una discoteca de Milán, cuando el futbolista jugaba en el Milan.

13 hours 20 min
Anuncio
Anuncio