Anuncio
Anuncio
30 de March de 2017

El viejo truco del calamar

El de los dueños de Electricaribe me recuerda un episodio que viví en el siglo pasado en el viejo mercado público de Barranquilla.

Después de despojar sus pertenencias a un honesto y desprevenido ciudadano, el ladrón salió corriendo y comenzó a gritar: “¡Cójanlo, cójanlo!”, tratando de despistar a la gente, cuando el ladrón era él mismo.

Es el mismo viejo truco del calamar, que cuando se siente atacado o perseguido expulsa una nube de tinta mientras escapa hacia un lugar más seguro.

Ambas situaciones son las que parecen tipificar los principales accionistas de Electricaribe, Gas Natural Fenosa, quienes han asumido, de la peor manera, su indefendible ineficiencia por el pésimo servicio de energía en la Región Caribe.

Durante los últimos años, los costeños han sido sometidos a prolongados, angustiosos y peligrosos apagones, debido a una ineficaz empresa que ha demostrado hasta la sociedad su total inoperancia.

Prolongados, porque inician y no se sabe a qué hora regresa el servicio. Angustiosos, por lo insoportable que resultan. Y peligrosos, porque no solo destruyen electrodomésticos sino que, además, se convirtieron en los mayores generadores de problemas de orden público que, incluso, dejan muchas víctimas. No en vano, a la empresa Electricaribe se le considera como la mayor causa de perturbación del orden público en la Región Caribe.

Así, los costeños han sido sometidos a un oscuro panorama, que, además, no solo causa multimillonarias pérdidas en la industria y el comercio, sino que también ahuyenta a nuevos inversionistas por la falta de garantías en el servicio eléctrico.

Por estas razones, sorprende la absurda defensa que los propietarios de Electricaribe pretenden ejercer ante Tribunal de Arbitramento de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil, en procura de lograr una multimillonaria indemnización como “premio” a su pésimo servicio y a todos los daños causados en la Región.

Pretender achacarle la causa de todos los males a las manifestaciones en contra de su pésimo servicio, es como querer ‘tapar el sol con un dedo’. Peor aún cuando esas manifestaciones son expresadas por quienes tienen en sus manos la responsabilidad de toda una comunidad.

Concretamente, resulta indignante que los dueños de Electricaribe responsabilicen al Alcalde de Barranquilla, Alejandro Char Chaljub, de situaciones en contra de la empresa, desconociendo que el mandatario distrital lo que ha hecho es cumplir con su deber legal y moral e interpretar la generalizada inconformidad de los usuarios a lo largo y ancho de la Región.

En ese caso, basta recordar que han sido los Alcaldes y Gobernadores de la Región quienes directamente han liderado el #NoMasElectricaribe, con un claro mensaje: los usuarios no resisten más a esa empresa en la Costa Caribe.

En el mismo sentido han actuado congresistas, líderes sociales, medios de comunicación y una espontánea comunidad cansada del pésimo servicios.

Entonces, no se trata de una persona en particular sino de una Región en general la que ha expresado su indignación frente a Electricaribe.

Así las cosas, la perturbación del orden público es atribuible exclusivamente a Electricaribe. Ha habido muertos y la empresa no responde por ellos. Miles y miles de electrodomésticos destruidos, debido a las oscilaciones de voltaje, y la empresa tampoco responde por ellos.

Es que Electricaribe se ha caracterizado por no responder por sus acciones ni omisiones. Todo ello sumado a un cada vez servicio costoso, pero no justificado.

Peor aún, que los accionistas mayoritarios argumenten la falta de apoyo del Estado frente a la problemática de ellos mismos, desconociendo los multimillonarios recursos que el Gobierno ha dispuesto a través de los diferentes fondos del Ministerio de Minas y Energía (Prone, Faer y Foes) para la normalización eléctrica en sectores subnormales, sin que la empresa haya justificado la correcta inversión de los dineros.

Prueba de ello es que en la actualidad, el número de usuarios subnormales es mayor que los que se registraban en el momento de disponer los recursos.

En pocas palabras, lo que pretenden los dueños de Electricaribe es pasar de victimarios a víctimas, cuando las víctimas son todos los usuarios de la Costa Caribe.

Resultaría paradójico que, frente a todos estos hechos, la empresa termine “premiada” con la indemnización que, para muchos, de manera descarada está promoviendo ante instancias internacionales.

Más bien, acogiendo una propuesta del Alcalde Alejandro Char, son los usuarios, como víctimas, quienes deberían promover las acciones contra Electricaribe.

Para que no se repita el episodio del ladrón del mercado público de Barranquilla ni el viejo truco del calamar.  ¡Qué descaro!

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Lo Destacado

María del Pilar Espinoza (izq) señala a su propio hijo, Jorge Camilo Gnecco (der), de querer asesinarla.
María del Pilar Espinoza (izq) señala a su propio hijo, Jorge Camilo Gnecco (der), de querer asesinarla.

La mamá de Jorge Camilo Gnecco aseguró que él y sus hermanas la quieren matar

María del Pilar Espinosa encendió de nuevo el ventilador contra su hijo, el CEO de Morano Gruppo. El abogado de la familia asegura que la viuda se encuentra “poseída por espíritus malignos”.

45 min 46 sec
La Policía lidera una nueva campaña contra el hurto.
La Policía lidera una nueva campaña contra el hurto.
5 min 46 sec
Imagen de referencia - Bogotá.
Imagen de referencia - Bogotá.

Colombia, el octavo país más odiado del mundo

Según un listado de reputación hecho por un instituto.

3 hours 37 min
Momento de la salida de Churo Díaz de la tarima en Rioacha.
Momento de la salida de Churo Díaz de la tarima en Rioacha.
3 hours 9 min
Jorge Enrique San Juan, procurador delegado.
Jorge Enrique San Juan, procurador delegado.

Suspenden audiencia de Martínez; el Procurador delegado se declaró impedido

Es amigo íntimo de uno de los abogados de la defensa.

4 hours 18 min
 Casa incendiada donde murieron 4 personas en Brooklyn.
 Casa incendiada donde murieron 4 personas en Brooklyn.

Una madre y sus tres hijos murieron tras un incendio en Nueva York

Otros tres se salvaron. Cinco bomberos también resultaron lesionados.

3 hours 37 min
Anuncio
Anuncio